AMIGOS DEL ALMA

martes, 17 de febrero de 2009

INTROIBO AD ALTÁRE DEI


AL DIOS QUE LLENA DE ALEGRÍA MI JUVENTUD


Me acercaré a tu altar, Señor,
con la palma entre mis manos,
junto a mi pecho el laurel
para ofrecerte en plegária
restos. Señor, de mi fe.
Saldos , Señor, de alegría
que entre sollozos hallé.



Pon Tú las manos abiertas,
estoy Jesús ante tí,
el corazón ya no pesa
ni fuego arde ya en él,
pero quemada en cenizas,
he descubierto que es
aquella juventud perdida,
la que hoy te vuelvo a traer

Militos___20 de octubre de 1978