AMIGOS DEL ALMA

martes, 24 de febrero de 2009


En este desparrame de mi alma hacia fuera, yo que antes era tan reservada, no sé si hago bien. Darlo todo, abrir el alma y el corazón de esta manera que estoy haciendo, dudo a veces, Señor, si es eso lo que Tú quieres de mí. Jesús mío ¿Queda algo entre Tú y yo que no haya contado?


Dime si quieres que calle, que sea más prudente, que me reserve como antes. Ya no sé donde está el límite cuando me hablas, entre lo que es sólo para mí y lo que debo transmitir. Ayúdame Señor y Dios mío para que vea, para que pondere como nuestra Madre, o calle segun Tu Voluntad. Tu Voluntad que quiero cumplir y amar sobre todas las cosas.


¿Dónde está el límite entre lo que debe quedar oculto y lo que se debe exponer encima del celemín? Ilumíname y ayúdame para que haga sólo lo que Tú, mi Señor, esperas de mí.

2 comentarios:

Mónica dijo...

Hola mis saludos, lindo tu post y creo que más que esperar una respuesta de Dios, podés encontrar respuestas dentro tuyo. Te mando un beso

Poetiza dijo...

Bello texto. Las respuestas llegan siempre, esperemos. Lindo blog, besos, cuidate.