AMIGOS DEL ALMA

sábado, 1 de agosto de 2009

MANDA QUE LLUEVA, SEÑOR


Señor, va a llover, sé que va a llover y esta vez no pienso abrir el paragüas, quiero empaparme toda, quiero que el agua de fuera me cale por dentro, me empape que no quede ni un rincón ni una arista seca. Todo mojado, todo hómedo como mis ojos, como mi alma en vilo y desengañada de todo, como esas ilusiones que se deshicieron en el agua. Todo agua, todo lluvia... pero ven, ven ya a buscarme, aunque mis cuentas no estén aún saldadas. Háblame de mis deudas, dime cuánto te debo ¿cuánto tiempo más he de permanecer bajo la lluvia para pagar la factura de mi vida?.
¡Manda que llueva, Señor!

2 comentarios:

ARCENDO dijo...

Empapemonos juntos, de la lluvia de gracia que se avecina. Nuestras deudas serán saldadas por el gran pagador de AMOR sin medidas.
Off topic. El lunes por la mañana, salgo de viaje, no pensaba despedirme de nadie, pero de tí, si.
Reza por mi, para que el viaje sea bueno y la estancia llevadera (voy con los sobrinos, que son la bombaaaa...¡socorroooo!)
Ya estoy deseando volver.
Bueno esperemos que sea aprovechable y pueda pegarles algo, de lo poco que llevo dentro.
Con tu ayuda a lo mejor, el milagro se hace posible.
TE QUIERO, no te olvido, espero que tu tampoco lo hagas y pases a regar mi hoja de vez en cuando.
BESOS.

amor y libertad dijo...

que la lluvia nos llegue también adentro