AMIGOS DEL ALMA

domingo, 7 de febrero de 2010

POR TU DOLOR




Señor: ¿cuándo mi dolor, será tu dolor? ¿Cuándo las ofensas, mis ofensas, me harán daño por ti, sólo por ti y no por mi?
Sé Dios mío que el dolor se te causa a ti, Tú lo sufres y yo no puedo acapararlo como mío.

Tú, Jesús, que padeciste lo indecible, lo no repetido por nadie, por salvar al género humano, a cada uno individual y personalmente, Tú que sigues padeciendo de la misma manera y con la misma crueldad que hace 21 siglos, en cada acontecimiento de muerte y herida de mis hermanos, en cada afrenta a ti o a ellos, en cada desprecio y maltrato, en cada herida, en cada injusticia, en cada muerte de inocentes nacidos o no nacidos... Tú, mi Jesús, hombre verdadero y Dios verdadero eres el auténtico ofendido.

Por eso acudo a ti, esta mañana de cielo plomizo, me postro a tus plantas para pedirte que nada me duela por mi, ni siquiera los errores de mis hijos a los que crié para ti, para que te amasen sobre todas las cosas, para que no se dejasen arrastrar por la indiferencia religiosa del momento que vivimos, para que todos diesen ejemplo, no solo de bondad humana y amor a todos los hombres sin distinción de razas ni fronteras de ningun tipo, sino de amor preferente a ti. Y acudo a ti para pedirte que ni siquiera ese dolor sea mío, sino tuyo que no te lo arrebate, que me duela por ti.

Porque Tú eres el que lo padece en tu propia carne, lacerada hasta derramar la última gota de tu sangre humana, tomada del propio cuerpo de la Santísima Virgen.

Hoy, Señor, no es amor lo que vengo a ofrecerte, hoy es el dolor del que con tanta facilidad me apropio, cuando veo que el mundo y yo no caminamos hacia el fin para el que fuimos creados.

Señor: atiende mi súplica, Dios de la Misericordia, redirecciona mi dolor por el mal del mundo, por el mal individual, por mi propio mal. Que no me duela por mi, que me duela sólo por ti, porque me amas y nos amas hasta haberte hecho hombre y dar la vida por nosotros.

2 comentarios:

Bichita23 dijo...

La vida duele, siempre ha dolido, sabes MIlitos EL QUE ES nunca querra que sufras por él, el sacrificio del Padre y el maltrato de su hijo redimidido no tendría sentido. Hermoso tu deprendimiento, aqui estoy en este tú sirio espiritual tratando de acercarme a él a través de tus palabras...
MIlitos el el antepnultimo post hay algo que quiero que veas y oigas de lo cul tu formas parte protagonica un beso grande

JOSE LUIS CARVAJAL dijo...

Muy buenos escritos. Te invito a visitar mi blog.